Está aquí: Inicio La Parroquia Historia

Guasuntos en el Presente

Políticamente la Parroquia Guasuntos integra las 42 parroquias rurales de la provincia del Chimborazo , según datos del resumen de la División Territorial el 15 de Abril de
1977 del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos INEC.

Las parroquias del Cantón Alausí son: Achupallas, Pumallacta, Guasuntos, Sevilla, Huigra, Sibambe, Multitud, Pistishí y Tixán. De acuerdo con la Constitución Política de la República, los dignatarios y autoridades que ejercen funciones en la parroquia, son entre ellas, el Teniente Político, quién representa el Poder Ejecutivo.
En cuanto al ornato de esta pequeña población, gracias a los gobiernos seccionales de la Provincia tenemos: agua potable, luz, alcantarillado y uno que otro tramo de calles adoquinadas.
Las viviendas se levantan con alineación simétrica de construcción Mixta, adobe y madera con techos de zinc y teja; como tamb ién existen construcciones modernas de arquitectura maravillosa.
Esto es Guasuntos en el año 199, un brote de cariño, una revelación, un himno, una

alabanza, un perfil, reacción espontánea de una alma mediterránea. Conozcamos Guasuntos, repitamos lo que dijo un gran amigo Guasunteño “Conozca Guasuntos y muera tranquilo” Quiero que conozca a Guasuntos fuera de sus fronteras, que la juventud se interese por este pueblo hospitalario y generosos, por eso ha escrito este humilde mensaje.
 

El Terremoto del 4 de Febrero de 1797.

En 1797, el terremoto sacudió a la Real Audiencia de Quito, arrasando con las ciudades de la Latacunga, Quito, Ambato y Riobamba, y por ende todas la s pequeñas poblaciones como Guasuntos.
El Historiador Federico González Suárez, quién nos habla sobre el terremoto que produjo tantas ruinas, lágrimas y desolación, nos detalla cuando se refiere a Guasuntos y a sus parroquias vecinas.
Poco antes de las 08H00, se produjo uno de los más espantosos fenómenos geológicos, con violentos temblores de ondulación y luego de traslación. Todas las parroquias se volvieron escombros, polvo y desolación.
Los temblores duraron mas o menos 4 meses, creando como es normal, el pánico y la confusión. Muy pocos se salvaron de la catástrofe, el espanto de ellos había llegado hasta la locura, porque sordos estruendos subterráneos, no eran más que suficientes, para callar los gritos de terror y de dolor de quienes muy cerca agonizaban bajo los escombros. Pasada la primera impresión de horror y asombro, los habitantes de nuestro pueblo, procedieron a construís pequeñas chozas provisionales.
Pocos días después, comenzaron las lluvias, la falta de alimentos, y sobre todo la

putrefacción de los cadáveres que yacían bajo los escombros, produciendo epidemias que acabaron con el resto de sobrevivientes.

Tumulto en el asiento de Alausi y Guasuntos en el año 1760.

SI bien nuestros pueblos fueron sometidos por los Incas y luego por los españoles, estos rechazaron para siempre la opresión y las cadenas, esto nos demuestra los continuos levantamientos indígenas y las organizaciones clandestinas que surgieron en los diferentes estratos de la sociedad. En 1760, no fue una sublevación formal contra las instituciones coloniales, sino un tumulto popular para defender a los indígenas, al parecer su origen fue una discrepancia entre el Cura de Guasuntos y los indios Feligreses.
A comienzos del mes de Diciembre de ese año, en Alausí el cobrador de tributos, apresó a un indio llamado Tomás Asitimbay, que huyó del pueblo de Guasuntos, quién se había refugiado en la iglesia; en la puerta del pueblo se concentró una inmensa muchedumbre indígena, con el propósito de obstaculizar la entrega del indio, sin embargo esta se la efectuó. Los amotinados en el camino, atacaron a pedradas a los Jueces y al Cura, en la confusión, Asitimbay, huyó para unirse a los atacantes.

Ante esta reacción, los curas y autoridades, no hicieron otra cosa que regresar a Alausí: Auque este motín no merece el calificativo de formal sublevación, revela otros factores que son comunes, a saber, el sentimiento comunitario indígena en defensa de los miembros de su grupo étnico y el rechazo a quienes le arrebataron sus bienes, a través de los tributos y el despojo de sus tierras.
Para facilitar la recaudación del diezmo, la administración colonial, encargada al cobro,

a intermediarios, denominados diezmeros. Muy a menudo, sucedía que estos personajes, exigían los tributos antes de tiempo fijado es decir, cobraban por adelantado. Estos datos nos revela el historiador Segundo Moreno Yánez en su obra.
“REBELIONES ASONADAS Y LEVANTAMIENTOS INDÍGENAS”

 

Relato de la pres encia de San Luis en Guasuntos.

Hay muchas conjeturas en lo relacionado con este pasado glorioso, de las cuales anotaremos las mas importantes: Una caravana de hombres Quiteños salió desde Guayaquil hacia Quito, atravesando la jungla y los pantanos de la inhóspita ruta Naranjal, llevando consigo la sacrosanta imagen del PATRON SAN LUIS. Después de varios días de incesante caminar, de sobresalíos y tensas vigilias, el cansancio el mosquillo y muchas adversidades, mermaron sus fuerzas, que al llegar el ocaso de ese día , pasaban por Guasuntos hoy llamado LA MOYA, aquí les cogió la noche, aquí se quedaron movidos por una fuerza sobrenatural.

Al día siguiente a penas brilló la nueva aurora, continuaron la larga caminata; pero  OH SORPRESA!, la caja maravillosamente tallada, que contenía la divina imagen de San Luis, desapareció súbitamente, muchos creyeron que era un robo, por lo que procedieron a buscar, a averiguar, sin lograr ningún indicio para encontrarla.
Aquellos hombres muy apenados y resignados, decidieron continuar el viaje hacia Quito, al emprender nuevamente el viaje , atravesando de por la ruta de lo que hoy es Guasuntos, y al pasar por el cementerio, entre los matorrales divisaron la hermosa cajuela que contenía la imagen bendita del Patrón San Luis. Muy emocionados y alegres, quisieron cargar el maravilloso contenido del cofre, pero ni la fuerza ni el coraje, fueron suficientes para levantarla. Agotados sus esfuerzos y dándose por vencidos, los quiteños resolvieron dejar la imagen y continuar el viaje a Quito, en donde narraron todo lo sucedido.
Otro relato nos dice: los pobladores de esa época, al ver que San Luis se encontraba

abandonado en aquel lugar, trataron de llevarlo al sitio donde ahora es la población de Cumbilla, para colocarlo en la ermita y luego venerarlo, pero tampoco ellos pudieron mover aquella reliquia, sacrosanta, entonces comprendieron que el Santo Patrono, según sus creencias y su misticismo, quiso quedarse con nosotros y para siempre, como guardián de este venturoso suelo guasunteño.
 

 

logo_10_tramites.jpglogo_1_ambiente.jpglogo_3-conagopare_n.jpglogo_4_cfn.jpglogo_5_turismo.jpglogo_6_alausi.jpglogo_7_GADP_chimborazo.jpglogo_8_presidencia.jpglogo_9_sercop.jpg
Está aquí: Inicio La Parroquia Historia
Gobierno Parroquial Guasuntos.
Dirección: Guayaquil 940  y Torcuato Montalvo
Teléfonos: (+593)3 2330 215
Alsusí - Chimborazo - Ecuador.